Amílcar Marecos y su rosca recaudadora, detrás de la libertad de narcos en el Este

0
390

DENUNCIAS INSTITUCIONALES DEL COLEGIO DE ABOGADOS QUEDARON EN LA IMPUNIDAD. PADRINOS POLÍTICOS DEL MAGISTRADO LE OTORGAN MÁS PODER EN EL PODER JUDICIAL LOCAL.

El Código Procesal Penal taxativamente lo prohíbe, pero el Juez Penal de Garantías Amílcar Marecos “repartió” medidas sustitutivas a la prisión a reconocidos narcotraficantes de la región, y otros integrantes de las mafias organizadas que están en escalones inferiores, pero siempre operando en el Este del país.

Es solo parte de una extensa denuncia formulada en su momento por el propio Colegio de Abogados del Alto Paraná (CAAP) ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y que formaba parte de una intención de desbaratar una mafia organizada que funcionaba en el Poder Judicial del Este del Este, y que tiene como uno de sus principales exponentes al magistrado “Tony” Marecos.

De acuerdo a esas denuncias efectuadas por el CAAP, el referido magistrado concedió medidas menos gravosas a la prisión preventiva a narcos, cuando la ley 1.340/88 califica esos hechos como crímenes, y prohíbe otorgar esas medidas, salvo excepciones que en esos casos no se dieron.

En su descargo ante el Jurado, el juez Marecos dijo escuetamente al colegiado que su punto de vista “está plasmado en las respectivas resoluciones”. Con esa respuesta, el Jurado resolvió el 25 de febrero de 2.015, la absolución del denunciado Amílcar Marecos, quien a la fecha continúa en el ejercicio de sus funciones a pesar de estas y otras graves irregularidades que le son endilgadas.

Las aberrantes resoluciones de Amílcar Marecos no sirvieron para que el organismo juzgador de magistrados, altamente contaminado por el poder político, reciba una sanción tal como lo solicitó el Colegio de Abogados, con la fuerza de documentos y sentencias arrimadas en el expediente de la denuncia.

LA MAFIA RECAUDADORA

Profesionales de la matrícula que litigan en la sexta circunscripción judicial apuntan al juez penal de garantías número 2, abogado Amílcar Marecos, como el encargado de la repartija de “dividendos”, producto de las recaudaciones semanales que serían entregadas a algunos ministros de la Corte Suprema de Justicia. De esta rosca recaudadora también se hizo eco el CAAP, ampliamente difundidas en los medios en su momento.

El Juez Amílcar Marecos en una oportunidad fue blanco de los ladrones, cuando rompieron las ventanillas de su automóvil mientras él se reunía con algunos sujetos venidos de Asunción, dentro de un conocido local gastronómico de la zona.

Miembros del Colegio de Abogados manejan la información de que aquella noche de viernes, los marginales robaron una cantidad muy importante de dólares al magistrado, sin que el mismo Marecos pueda denunciarlo ya que no podría justificar la tenencia de ese dinero, que era probablemente producto de las resoluciones que dictaba a favor de delincuentes y narcotraficantes de la zona.

Conforme a los datos, serían varios los montos manejados por cada uno de los jueces de la circunscripción judicial local y Marecos, sería el encargado de su traslado o entrega a los superintendentes que casualmente visitan la ciudad una vez por semana, según miembros del CAAP.

En las últimas semanas, el juez Marecos fue denunciado por acompañar u ordenar procedimientos extorsivos efectuados por agentes fiscales de distintas especialidades, que le reditúan pingues ganancias en dólares que posteriormente son llevados en parte a la capital del país. Así, convierte a los juzgados del Este en cajas recaudadoras de los corruptos e inescrupulosos.