El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social insta a las personas a recurrir al servicio de salud más cercano ante la aparición de síntomas, como fiebre alta o dolores intensos. La automedicación podría dificultar la detección de otros síntomas.

En el caso de los pacientes con enfermedades de base como diabetes, hipertensión o problemas cardiacos, cuyos cuadros pueden agravarse con la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti, el tratamiento debe ser más riguroso.

De acuerdo a los síntomas que presentan, los médicos decidirán si es necesario la hospitalización o el retorno a sus hogares. En tanto que los que sufren de dengue grave necesitan tratamiento de urgencia.

Las personas tienen que acudir a los servicios de salud si presentan algunos de los siguientes signos y síntomas de alarma:

•Fiebre alta, dolores más intensos, cefalea (dolor de cabeza) importante, dolor retro ocular, articulaciones, en los músculos y/o huesos.

•Rash (erupciones en la piel) en la mayor parte del cuerpo aparece entre el quinto y séptimo día, al culminar el periodo de viremia.

La fase de viremia del dengue o presencia del virus en la sangre es de cuatro a siete días, periodo en el que la persona afectada puede transmitir la enfermedad, a través del mosquito Aedes aegypti.

Signos de alarma:

•Vómitos, dolor abdominal, sangrado de mucosas, somnolencia, debilidad extrema, ante esto, buscar atención médica urgente.

En esta fase crítica, los signos de alarma pueden aparecer y generar un rápido deterioro clínico de la persona, que puede darse dentro de 48 horas después de la disminución o desaparición de la fiebre (entre tres y siete días luego del inicio de la fiebre).

Cortar la circulación del Aedes aegypti

El control y la eliminación periódica de criaderos de mosquitos del entorno domiciliario, laboral, educativo y recreativo es vital para hacer frente al dengue y otras arbovirosis.

•Verificar que no existan objetos que puedan acumular agua esparcidos al aire libre.

•Eliminar lo que no se va a utilizar: latas, botellas, tapitas, etc.

•Inspeccionar y limpiar las canaletas.

•Guardar bajo techo o tapar los recipientes con agua para uso o consumo.

•Colocar boca abajo las botellas que se seguirán utilizando.

•Observar que no haya agua acumulada en los platos de las macetas.

•Reemplazar el agua del florero por arena húmeda.

•Controlar que no se acumule agua entre el tronco y las ramas de los árboles.

•Eliminar o guardar bajo techo los neumáticos.

•Limpiar el recipiente del bebedero de las mascotas, cada vez que se cambie el agua.

•Para protegerse de las picaduras de mosquitos, utilizar repelente a partir de los 2 meses de edad. Para los niños, la concentración de DEET debe ser menor a 30 %. Así también se recomienda la utilización de mosquitero en todos los grupos etarios, principalmente en cunas, carritos y camas.